Claudia Meza/PASIÓN POR LOS VIAJES


Claudia Meza


Cuando se trata de escribir sobre nuestras pasiones llegan una infinidad de ideas a nuestra mente, por lo que cuando me dispuse a escribir este artículo me pareció bastante complejo poder elegir alguna de ellas. Sin embargo, quiero comenzar por compartirles una anécdota que me sucedió hace poco mientras visitaba a una gran amiga en Amatlán de Quetzalcóatl, Morelos.


Me fascina visitarla por su carácter espiritual y su pensamiento enriquecedor, lleno de buenas energías y de gran inspiración que me transportan a otra realidad fuera de las locuras y paranoias de la ciudad. Bien, pues mientras conversábamos acerca de nuestros planes le pedía un consejo para aquellos momentos en los que surgen dudas en nuestras vidas y su respuesta fue tan clara y sencilla: “todas las respuestas las tenemos nosotros, están dentro de nuestro corazón siempre”. Preguntemos a nuestro corazón qué es lo que más nos gusta, lo que en verdad quisiéramos estar haciendo, lo que nos llena, aquello que nos llama o nos genera tanta emoción. ¡Pensemos, reflexionemos desde el corazón!


Y justo cuando vivamos o imaginemos esos momentos en nuestra mente, detengámonos. Sí, justo ahí, en aquellas situaciones, momentos o acciones que nos pone a vibrar el corazón, en ese momento en el que sentimos algo diferente, ese sentimiento que nos emociona y causa una gran sonrisa en nuestra cara, de la nada. Cuando ese pensamiento llegue, esa es la decisión que debemos elegir, eso es lo que debemos hacer y por lo que nos debemos dejar guiar.


Fue así como reflexioné y pensé que deseaba comenzar a escribir sobre una de mis grandes pasiones: VIAJAR. Así que seguramente les compartiré a lo largo de mis colaboraciones, muchas anécdotas, consejos, aprendizajes, cuidados, miedos, así como los grandes placeres que nos deja esta gran pasión.


Cada vez que queremos viajar, estamos imaginando el momento exacto, la fecha ideal, el compañero o compañera perfecta, el amigo, el confidente, el conocido que resulta un desconocido, el dinero suficiente, el trabajo que te lo permita, y por si no bastara, le preguntamos a nuestros amigos para conseguir esa seguridad que nos hace falta para tomar la decisión. A lo largo de esta travesía nos llegan diferentes respuestas: “¡estás loca!, ¿cómo te vas a ir tu sola?”, ”es muy caro”, “es muy peligroso...”, “no has visto las noticias de lo que le pasó a...”. En fin, pues déjenme platicarles mi experiencia y decirles que los mejores viajes a lo largo de mi vida han sido en solitario o como ahora le llaman: solo travel.


El viajar te permite ir aprendiendo a dejar atrás los prejuicios y los estereotipos de las personas y su cultura, y nuestras interpretaciones limitantes. También quiero compartirles que para viajar el momento ideal no existe, solo llega a nosotros en el instante en el que vibramos o nos emocionamos viendo una fotografía de ese lugar, cuando aparece una oferta por IG, cuando vemos un newsletter de viajes, leemos un artículo, vemos un lugar en una película o en un vídeo, etc.


El viajar te permite ir aprendiendo a dejar atrás los prejuicios y los estereotipos de las personas y su cultura, y nuestras interpretaciones limitantes.

Sepamos que el tiempo es una ilusión, nosotros experimentamos tiempo: pensamos en tiempo, planeamos tiempo, recordamos el tiempo... Sí, es nuestra naturaleza pensar en el tiempo, ¿por qué?. Creo que es simple, estamos tratando de controlar todo desde nuestra lógica y entonces de acuerdo a eso, pensamos y planeamos el momento exacto para hacer lo que nos gusta. Qué es lo que sucede, pues que pasamos meses esperando el momento exacto y dejamos de enfocarnos en el viaje y en su lugar nos enfocamos en las cosas y en el cómo lo lograremos. Lo que no sabemos es que cada momento es el mismo. Sí, así es, cada momento es el mismo pero desde un diferente punto de vista (que, por cierto, nosotros creamos y controlamos).


Así que comencemos esta aventura dejando de esperar el “tiempo perfecto” para realizar ese viaje de nuestros sueños, el que recreamos casi sintiendo la brisa del mar, el ruido de la hojarasca mientras caminamos en ese parque en el invierno de NYC, el calor del desierto de Chihuahua o del Sahara, en el que nos vemos con el outfit que se verá increíble en nuestras fotos de París. Simplemente hagámoslo.


Enfoquémonos en recrear ese momento ahí, emocionándonos y experimentemos las sensaciones en nuestra mente como si ya estuviéramos ahí, estemos presentes. Recuerda que tenemos en nuestras vidas lo que vibramos hoy, en este preciso momento.


La pasión de viajar me ha llevado a muchos países y hermosas ciudades, a conocer grandes personas y a hacer nuevos amigos a pesar de mis actividades diarias.


¡Cuéntame, dime que viajes mueres por hacer, compárteme que es lo que imaginas que estarás haciendo en ese viaje, qué estás visitando, a quién estás conociendo, qué estás viendo, qué emoción sientes. Estoy segura de que una sonrisa acaba de aparecer en tu rostro... ¡Estoy emocionada también!


Tú eliges el destino en este momento y lo recreas en este momento en tu mente como si estuvieras ahí y verás que pronto lo estarás viviendo en la realidad.




¡En la próxima edición les compartiré anécdotas de uno de los más increíbles y fascinantes viajes que realicé hasta ahora. Kyoto es una de las ciudades con el mayor número de lugares secretos, delicado, lleno de paz, silencioso, increíblemente bello y muy bien preservado. No perdí la oportunidad de vestir un hermoso Kimono y caminar por el barrio de Ponto-chō (foto) y conocido por su largo y estrecho callejón empedrado que va desde Shijō-dori a Sanjo-dori, a una calle del río Kamo (Kamo-gawa), así como agradecer en el templo Yasaka-jinja por este maravilloso viaje y por un pronto regreso. ¡Este viaje también fue uno de los más complicados! Aunque, afortunadamente, al final todo se resolvió de una manera increíble...!


#ClaudiaMeza #pasionporlosviajes




Claudia Meza

© 2019 by RZZR