Mariana De Horta/Experiencia Soundgirl

Mariana De Horta


A partir de mi encuentro con el mundo del sonido, ya hace unos dieciocho años aproximadamente, siendo nativa de un país pequeño como es Uruguay, habiéndome formado profesional y musicalmente en la escena Montevideana, tuve la oportunidad de participar de forma pasiva y activa en diferentes submundos del audio: teatro, asistencia en sala de ensayo y grabación, preparando equipos para amplificaciones, asistiendo a músicos en escenario y operando en consola tanto en sala como en monitores. La escenografía laboral se repetía sobre todo en mis primeros años, un montón de hermanos mayores algún que otro contemporáneo y yo. En mi caso, cabe comentar que siempre tuve el apoyo de mis compañeros, con un trato de igual a igual, pagando derecho de piso claro, como a todos nos toca al entrar en calidad de nuevo en un equipo de trabajo. Nos dimos cuenta de que en algunos detalles de logística, como por ejemplo baños portátiles para mujeres en los venues, y la disposición en habitaciones de hotel, no estaba previsto tener a una mujer en el equipo, ya que por años esta industria fue exclusivamente masculina. Tampoco faltaba el tonto comentario de alguna novia que no entendía que simplemente íbamos a trabajar. Por suerte, ya en mis últimos años de vivir en Uruguay muy de vez en cuando empecé a encontrarme con alguna colega o estudiante que se acercaba a la consola con alguna consulta o solo a saludar, cosa que siempre me dio mucho gusto. Pasaron algunos años y por cosas de la vida se me dio la oportunidad de aventurarme en México...


Y ¡pum! otra historia, las cosas tomaron otra dimensión, una gigante. Más allá del picante, había un monstruo de ciudad con millones de propuestas para todo gusto y en todos los niveles. La música en vivo mostraba su presencia en los festejos familiares de algún bautismo al costado de una parroquia anónima de la ciudad, mientras Madonna llenaba el Foro Sol o Vicente Fernández hacía cantar un atascado Estadio Azteca.


Poco a poco fui adentrándome en el circuito laboral del audio, conociendo escenarios y personas del medio de todas las áreas del vivo. Fue una sorpresa para mi encontrar chicas montando escenarios, sistemas y audio con un nivel de profesionalismo increíble; y una visión femenina a veces imperceptible para el resto del equipo que estaba enfocado en lo general del resultado, descuidando sin saber los pequeños detalles. Y en esas cosas estábamos nosotras, hablando un mismo idioma.


Si mi memoria es correcta fue en el año 2016 que recibo la invitación para una reunión de la organización internacional llamada Soundgirls.org de origen norteamericano, que gracias la tenaz iniciativa de Caro Anton comenzó su vínculo con México. La cita era un domingo al mediodía en la carpa Astros (un circo en desuso que luego de la prohibición de uso de animales se convirtió en un pintoresco foro de conciertos en la Ciudad de México). Yo estaba bastante nerviosa. Entré por el estacionamiento y a lo lejos vi una mesa rodeada de unas quince o veinte chicas, al costado una pequeña mixer y un tripié con su respectiva bocina, y tres chicos atentos esperando para entregarle a Caro un micrófono y dar así la bienvenida al evento. Para cuando terminaron las presentaciones éramos aproximadamente cuarenta mujeres, de todas las edades y de un montón de áreas... sonido, post producción (audiovisual), sonido directo, escenario, luces, management y sistemas. Hablamos de trabajo, nos reímos y hasta lloramos. La tarde dio para todo y creo que todas volvimos a nuestras casas con una sonrisa pintada en la cara.



La vida siguió su curso y perdí contacto con la organización, pero por suerte años después nos reencontramos en la Soundcheck 2018 (exposición especializada en la industria del espectáculo donde, entre otras cosas, se realizan variadas actividades de capacitación profesional que enriquecen al medio). Soundgirls estaba mucho más armada y contaban con un espacio para realizar conferencias y showcases. Ese año participaron artistas como Reneé Mooi, Silvana Estrada, Corina Lawrence entre otras y las conferencistas Valeria Palomino (AES) y Yuriria Fanjul (directora escénica). Fue una experiencia nueva para la gran mayoría ya que nunca habíamos participado en un Crew enteramente femenino. Estando ahí surgieron invitaciones a un par de conferencias en las que analizamos temas particulares de cada área de trabajo, y hasta planteamos la planeación paso por paso de un hipotético show en el Auditorio Nacional para los alumnos del Politécnico Nacional.


El desafío para que la Soundcheck Xpo 2019 fuera una experiencia única se instaló en la cabeza de Caro Anton que con imaginación, conocimiento y una tenacidad implacable logró contactarse con los cómplices adecuados y pudo plasmar lo que para algunas personas y empresas resultaba bastante imposible. Por suerte existen locas y locos lindos en el mundo que se suben a la aventura del hacer, que sienten pasión por su profesión y no tienen miedo de tomarse un avión y cruzar al otro lado del mundo para materializar un sueño, que ya también es propio. En esta edición se sumaron Ianina Canalis y Marina F. Bello.


Ianina Canalis es oriunda de Buenos Aires y vive en Inglaterra, es la Ingeniera en Audio que tuvo la ocurrencia de crear un software de sonido inmersivo, y con eso a grandes rasgos revolucionó la planificación sonora de un espectáculo en vivo. Ya que en vez del tradicional izquierda-derecha o el izquierda-centro-derecha, se abre la posibilidad de tener multiples fuentes (bocinas) y poder ubicar los diferentes instrumentos en cada una de estas, generando una espacialidad particular en cada canción y en cada propuesta artística y no solo eso, con una aplicación de celular lograr en tiempo real mover un instrumento por todo el sistema de sonido logrando una interacción increíble tanto para los artistas como para el público asistente, algo parecido a lo que sentimos cuando vamos al cine y los sonidos se mueven de acuerdo a lo que estamos viendo.


Marina F. Bello, Ingeniera monitorista, vino desde Argentina para probar una nueva forma de monitoreo intraural desarrollada por una empresa alemana que consiste en pocas palabras en alejarnos del sonido en estéreo (que aunque genera sensación de espacialidad es bastante limitada) y con esta nueva tecnología se abre un mundo nuevo en la forma en que los músicos escuchan dentro del escenario ya que se puede ubicar los instrumentos con una espacialidad 3D.


Todo esto generó la curiosidad de muchos, en particular de Karrie Keyes cofundadora de Soundgirls.org he Ingeniera de monitores de Pearl Jam que estando al tanto de esta odisea Latinoamericana no quiso quedarse por fuera y vino sin dudarlo, se involucro y dio una plática hermosa que creo que a todos los participantes nos llenó de confianza para seguir convencidos en los instintos que nos hablan día a día y nos hacen seguir adelante para crecer como profesionales y personas.


Hay un documental en proceso gracias a Nina Guadarrama (mujer del sonido directo) y su equipo que se pusieron al hombro la tarea de registrar esta experiencia que está dando qué hablar.


Así voy concluyendo esta parte de una historia que recién empieza.


¡Abrazo y buenas mezclas!


#MarianaDeHorta #música #mujeresalavanguardia #Soundgirls #Souncheck #eventos






Mariana de Horta

IG: marian_mx



0 vistas

© 2019 by RZZR