Crea tu armario sustentable con Ciclo

"El estilo es lo único que no puedes comprar. No está en una bolsa de compras, una etiqueta o un precio. Es algo reflejado desde nuestra alma hacia el mundo exterior, una emoción"

. - Alber Elbaz


Platicamos con Tania, Manuela y Zaida tres chicas con una misión de cambiar la manera que consumimos moda. Un espacio donde se redescubre el cuerpo propio se juega con las formas, colores y texturas. Cada prenda es seleccionada cuidadosamente para darle una segunda vida y en consecuencia cuestionarnos su origen y de que materiales la componen.







¿Cuál es su historia con la ropa?

M: Llevo estudiando dos años patronaje y confección, y ese fue mi primer acercamiento a la ropa. La importancia que tiene desde tomarte unas medidas, hacer un básico para saber si realmente te queda y luego del básico pasarlo a una tela. Y ahí empieza el tema de las telas y con ciclo se va intensificando mucho más. En un principio yo no sabía mucho de telas y existen miles de nombres, texturas y manera de trabajarlas; pero ahí es cuando me di cuenta que lo que realmente le da más valor a una prenda es la tela. La diferencia entre las telas sintéticas a las naturales y el valor agregado que tienen. Aunque el tratamiento de las telas ahora para producir algodón se necesita el 23 % de los pesticidas a nivel mundial. Es una decisión que tenemos que tomar: las fibras sintéticas derivadas del petroleo, o fibras naturales que van hacer que tu cuerpo respire y no va a botar microplástico cada vez que se lave.



T: Yo me fui a vivir fuera. La vida te pone en situaciones en donde te pone a explorarte creativamente a la fuerza. Empecé a involucrarme con textiles porque mi pareja en ese momento era arquitecto y viviendo en estados Unidos (yo no podía trabajar) me sugiere la idea de diseñar una línea de blancos con bordados artesanales. La curiosidad ya la tenía, pero no la había escuchado hasta ese momento.


Recordando, de pequeña me hacía trajes con los retazos de tela de mi abuela. Había una curiosidad creativa y una propuesta intuitiva de como me hacia sentir la ropa cuando me la probaba. El proyecto me acerco a la ropa, pero ciclo me dio tanta inspiración. Puedes tener un muy buen guardarropa de buena calidad a un buen precio y como consecuencia de hacerlo de esta forma, le quitas una pieza menos de basura al mundo.


Z: Siempre fue muy parte de mí. Me gustaba mucho jugar a los desfiles de moda de pequeña. Era cambiarme de ropa constantemente, hasta que llegue a un punto en la vida donde no me permitía estarme cambiando mas de cinco veces al día .


Una de mis grandes pasiones es la fotografía yo era fan de comprar revistas de moda, iba con mis $80 pesos al puesto de periódicos para ver cuantas revistas podía comprar. Era tratar de entender la foto, pero también podía quedarme horas viendo una y ver lo que había detrás de esa estética. De cierta forma observaba también la ropa y la comparaba con la de mi madre, trataba de replicar esa misma prenda. Siempre hubo algo en mí que se quería relacionar con la moda; en algún momento pensé estudiar moda pero soy tan mala dibujando que nunca me fue una opción. Pero esa sensación de querer explorar y transmitir quien soy y encontrarme a través de cómo me visto; siempre ha sido parte de mí. No te podrá decir un momento exacto, fue algo muy natural. Veo a la moda como una forma de comunicarte y expresarte.

"Lo que realmente le da más valor a una prenda es la tela"


¿Cómo surge la idea de ciclo?


M: Las tres nos conocemos porque somos actrices y hacemos publicidad. Pero todo empieza con Zaida, ella compraba ropa de segunda mano en los mercado porque una amiga de ella la introdujo.


T: Un día veo a Zaida que trae puesto una camisa larga tipo bata con botones preciosos. Aún no había tanta confianza con ella, pero me acerque a preguntarle donde la había conseguido y ella me contesta en “San Antonio”. Hasta que a la tercera vez que le pregunto, me dice que es una camisa Paco Rabanne con los botones aun originales y que realmente la encontró en el mercado. Poco a poco empezó a crecer más nuestra amistad. Yo Sentía que tenia mucho tiempo libre a pesar de que tenia el proyecto de los textiles que antes comente y hacia publicidad, pero me junte con Zaida a mezclar ideas y al poco tiempo surge ciclo. Sabíamos que había algo maravilloso en encontrar piezas únicas en ese estado y teníamos que explorarlo. Me encuentro con Manuela en un casting y me platica que estaba estudiando confección y decidimos sumarla al proyecto. Manuela hace que esto funcione, ella se encarga de la logística.


Z: Somos tres piezas bien diferentes, que creo que es lo que hace que el proyecto siga. ciclo no sería ciclo si no estuviera alguna de las tres, sería otro proyecto.




¿Cómo es emprender un proyecto de moda y trabajar las tres juntas?


M: Fue muy orgánico, las tres éramos un embone perfecto y no teníamos nada que perder más que tiempo. Porque al final ciclo se mueve solo. Todos los días trabajamos en ciclo y no hay ni un día donde no nos hablemos.


Z: Siempre existió la voluntad. No teníamos nada que perder, nos gustaba la ropa; estar las tres y pasarla bien. El peor escenario que nos planteamos fue: "No se vende la ropa. Pues nos quedamos con ella". Nunca hubo miedo y si hubo, por eso creo que nos complementamos las tres. Ahora que lo puedo analizar es hacer las cosas desde el aventarte y no pensarlo. Ha sido un proceso de entender y escuchar.


T: Somos tres, nos llevamos muy bien, nunca hemos tenido un problema grave, nos comunicamos, nos respetamos, compartimos un gusto, tiene un propósito el proyecto todo esta favor, no hay nada imposible para nosotras.




¿Cuál creen que sea su diferencial? Y

¿Por qué creen que la gente resuene con ustedes?


Z: Son muchos factores, pero creo que uno de ellos es la honestidad con la que hacemos el proyecto y eso siempre resuena. Cuando te mueves desde ese lugar, a la gente le gusta. Desde asesorar a la gente con los cuidados que lleva cada prenda la curaduría que hacemos de: lavar, planchar, mandar a la tintorería lo que se necesite, desinfectar y etiquetar. Todo eso se ve reflejado. Y también la honestidad de porque lo hacemos. Y es porque realmente creemos en el proyecto y no solo es vender por vender.


M: La parte de la curaduría hace que nuestras piezas sean especiales y cada pieza está aquí por algo.


T: Todos nuestros hábitos van y tiene que cambiar. Nos estamos volviendo parte de una comunidad, creo que por eso es exitoso. La gente se siente identificada del esfuerzo que hacemos, a lo mejor no se ve, pero todos los procesos siguen siendo muy personal. Ir a los mercados, seleccionar la ropa, arreglarla, tomar fotos para las publicaciones. Tenemos claro nuestro propósito. Y creo que hemos encontrado un público que venimos a resolverle un problema. Informarlos. Buscamos piezas que no pasan de moda.


" Buscamos piezas que no pasen de moda"





¿Cuál es su proceso de selección de prendas?

T: El proceso siempre va evolucionando porque nosotras estamos evolucionando. No hay palabras, es más como intuición.


Z: El proceso nunca para. Si pudiéramos describirte un proceso; es una constante de caza todo el tiempo, es tener los ojos abiertos en cada esquina. En todas partes compramos, no tenemos solo un lugar. Manejamos ciertos estándares como la calidad y las telas; también hemos estando entendiendo las necesidades de las personas. Ya que tenemos la ropa, se separa dependiendo de los cuidados que requiera cada prenda, después se hace inventario y se publica para la venta. Pero todo ha sido un proceso de aprendizaje.


M: Antes no comprábamos nada si no teníamos la aprobación de las tres, hasta que poco a poco y sólito por intuición y confianza que tenemos con la decisión y el estilo de cada una ya no es necesario.




Su proceso es muy personal ¿les gustaría crecer a una plataforma más grande?


M: Lo de la plataforma lo hemos pensando, pero no es muy practico para ciclo porque nuestras piezas son únicas.


Z: Si nos gustaría crecer, pero creo que lo buscamos es no perder nuestra esencia. Estamos tratando de encontrar el camino que siga siendo ciclo con todas estas cosas que nos definen. Es muy bonito saber que somos testigos de muchas personas en su primera vez en comprar ropa de segunda mano. Nos encantaría llegar a mucho más personas que se están cuestionando sus hábitos, pero no nos gustaría perder nuestra esencia.


T: Estamos creciendo de forma natural, pero queremos que más gente se anime a venir a los showrooms porque muchos se quedan en la frustración que no pueden conseguir una pieza. Tenemos dos maneras de vender. Una son los showrooms, donde abrimos las puertas de nuestra casa y la gente viene a redescubrise juegan con diferentes cortes y texturas. Manejamos más de 300 piezas y todas las tallas posibles. El otro formato es por instagram donde a través de las historias nosotras modelamos la ropa y platicamos de que están hechas.


Nos encantaría llegar a mucho más personas que se están cuestionando sus hábitos, pero no nos gustaría perder nuestra esencia.


¿Ustedes creen que está cambiando la industria? ¿Se está haciendo más consciente?


T: Yo creo que ahorita no se puede ver, si queremos vivir más en este planeta, si tiene que cambiar.

M: Estamos generando ya un cambio pero todavía nos falta mucho que cambiar.


Z: No creo que es que cambie la industria, sino que el consumidor cambie. En el momento que tú demandes otro tipo de productos y que estés consciente de tu decisión de compra, si tiene un impacto social y ambiental. Como sociedad no hemos visualizado el poder que tenemos para cambiar las cosas y hasta que comprendamos que nosotros como consumidores tenemos un gran valor; entonces la industria podrá cambiar. Puede ser una tendencia, me decepciona un poco, pero prefiero que sea una tendencia y que ahora sea el Green fashion a que no se hable.

0 vistas

© 2019 by RZZR